Me acuerdo cuando era pequeña y saltaba a la comba. Una simple cuerda gorda que mi padre me compró en la ferretería de la esquina se convirtió en mi «juguete» favorito. Me retaba a ver cuántos saltos podía dar, quedándome algunas veces embobada en contar y contar.

La tecnología ya nos brinda dispositivos como esta comba que se conecta con el smartphone y permite registrar los saltos sin que tengamos que contar nosotros, así como una evolución de entrenamientos y calorías quemadas. ¡Muy chula!

Apúntate a la newsletter


Acerca

El blog para los amantes de los gadgets, dispositivos electrónicos, cacharritos, productos innovadores... Da igual, ya has llegado al paraíso geek.