«El auto de papá» el último éxito musical

No puedo quitarme de la cabeza la canción de El auto de papá, no es que la echen a todas horas en la radio, es porque hoy he ido a visitar a mi prima pequeña, y en toda casa donde habitan niños, allí «habitan» con Encanto los Cantajuegos

Para los que no estéis actualizados de este «fenómeno musical», se trata de un grupo de jóvenes, treinteañeros la mayoría, que, o tienen el complejo de Peter Pan, o no aprueban las oposiciones de Magisterio y se han dedicado a cantar las canciones típicas para niños pero con coreografías molonas y música pegadiza.

El grupo se llama Encanto y estarán «encantados» con la pasta que están ganando, porque desde hace cuatro años son un recurso utilizado por todo padre/madre de familia. Han sacado a la venta doce CDs y DVDs, que por otro lado, lo que dan de sí las canciones antiguas para recopilarlas y sacar tal cantidad de discos. Pero no sólo las canciones, sino las coreografías que acompañan a cada una de ellas, que no son muy repetitivas que digamos. No sólo se conforman con estar en los reproductores de DVD de las casas sino que también se van de gira por todo el país, y aprovechan esas actuaciones para grabar otro DVD y ponerlo a la venta, un negocio redondo (no lo digo por la forma del disco).

Si estáis muy aburridos u os estáis preparando para cuidar niños en el extranjero (que parece ser el futuro de «La Generación») en Youtube encontraréis multitud de vídeos y canciones, la mayoría con más de un millón de visitas. En más de una discoteca he escuchado la versión del Cantajuego de Soy una tazaasí es que, o nosotros aún tenemos el síndrome de Peter Pan, o se trata de una droga auditiva que no puedes dejar de escuchar. Os dejo que voy a escuchar el Chuchuwá.

Algunas veces, la mayoría, siento vergüenza ajena, y no por los niños…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.